Cuando la ansiedad era grande en mí, tu consuelo alegraba mi alma